Quince años de la canonización de Pedro Poveda – Peregrinamos

Alumnos desde 4° Básico a IV Medio,profesores , personal administrado y apoderados peregrinamos agradecidos por la vida de San Pedro Poveda .

El 4 de mayo de 2003 en la plaza de Colón de Madrid, convertida en templo abierto y universal, el Papa Juan Pablo II proclamaba santo a Pedro Poveda, sacerdote, fundador y mártir

Un hombre de Iglesia, admirado y controvertido, para quien la fe cristiana fue la pasión de su vida. Por ella vivió, trabajó, soñó y, finalmente, murió.” “Mostró que Dios camina en nuestras calles, junto a los hombres y mujeres de hoy.

Soy sacerdote de Cristo”. Son las palabras con las cuales Pedro Poveda se autodefine a sí mismo en el momento en que lo buscan para el martirio. La Institución Teresiana es el mejor fruto de su sacerdocio. Poveda fue un gran educador, un verdadero apóstol de la juventud, un estupendo animador del apostolado laical, un promotor de la participación de la mujer en la vida de la Iglesia y en la sociedad civil. Un admirable evangelizador de la cultura. Pero, antes que nada, fue sacerdote.